photo of construction with text

En los años 70 la Ciudad de Nueva York estaba al borde de la bancarrota. Desesperada por deshacerse de cientos de edificios abandonados y a menudo en ruinas situados en barrios pobres – que le costaban un dineral mantener – la Ciudad creó las cooperativas HDFC para asumir la pesada carga.

Como la Ciudad nos vendió esos edificios abandonados, y a menudo en ruinas, asegurándonos que seríamos propietarios, invertimos sudor y lágrimas, y hasta nuestro último centavo en nuestros modestos hogares.

Ahora que hemos reconstruido nuestros edificios y mejorado nuestros barrios, la Ciudad de Nueva York está renegando de la palabra que nos dio y está tratando de apoderarse de nuestros hogares por cualquier medio. Incluso amenazándonos con quitarnos la rebaja de impuestos DAMP si no cedemos y tratando de cambiar a nivel estatal el estatuto legal de nuestras cooperativas HDFC para convertirnos en una especie de vivienda pública totalmente controlada por la Ciudad.

¡No, Señor Alcalde de Blasio! Lo nuestro NO es suyo. No vamos a dejar que se apodere de nuestros hogares.

Síguenos en twitter logo y FB logo

¡Comparte!